¿Por qué varían los precios?

Oviaragón ha comercializado en los siete primeros meses del año 233.614 corderos, un 5% más que el año pasado en el mismo periodo, subiendo mas de euro el precio medio, es decir, un 2%. El año anterior subieron un 4% de media y se demuestra con datos, que se presentan al Consejo Rector y a los socios posteriormente.

¿Por qué han subido más tarde este año, comenzando la escalada en agosto?

• Porque las producciones han venido más retrasadas en 2018 y ha habido más cordero. Este año el consumo está más detraído y no solo en el cordero sino en los alimentos más caros que la media.

• Los cebaderos de los exportadores en torno a los puertos de Tarragona y Cartagena, han estado repletos hasta bien entrado julio, y han comprado menos en campo hasta agosto.

• Los lechales cada vez sufren más la competencia del importado, antes solo era de noviembre a abril y ahora algunos importadores traen todo el año desde Italia .

• La evolución del valor de la piel que concretamente este verano ha bajado casi dos euros.

En definitiva, la relación oferta y demanda es la clave de la evolución de los precios y cada vez influye más, que estos sean atractivos o no, para hacer ofertas en los supermercados. Asimismo influye mucho en la demanda los periodos festivos, puentes, fiestas locales o tradicionales como la Navidad y Semana Santa.

En agosto ha cambiado el panorama y han subido sobre 10 euros, lo que nos alegra mucho porque los socios y el ganadero en general necesitan mejores precios, sobre todo los de verano a otoño porque cuestan producir más.

Unos años las subidas o bajadas se producen unas semanas antes o después, pero lo importante es que el precio medio mejore y los ganaderos saquen el máximo de corderos posible, para lo que Oviaragón les ayuda con el equipo técnico y todos los medios posibles.

Paco Marcén
Anuncios